Heurísticos & Sesgos: Dialéctica Socrática como posible antídoto

heruísticos, sesgos. mente

Distintos procesos irracionales influyen y determinan nuestras conductas y decisiones.

Heurísticos & Sesgos

Cuando nuestro inconsciente influye en nuestras decisiones

La razón otorga al hombre la posibilidad de guiarse por ciertas normas como son las matemáticas o la lógica con el fin de obtener el mejor resultado en cuanto a problemas, acciones o decisiones.

Sin embargo, por más racional que sea el ser humano también tiene que lidiar con distintos procesos irracionales que influyen y determinan sus conductas y decisiones.

En los años setenta, los psicólogos Paul Slovic, Amos Tversky y Daniel Kahneman introdujeron el concepto de heurísticos y sesgos cognitivos en la toma de decisiones. Sus estudios y hallazgos han sido publicados en el libro “Judgment Under Uncertainty” (1982). En su obra explican que frente a la incertidumbre, la falta de información o la necesidad de una respuesta rápida, nuestro cerebro nos hace tomar decisiones o actuar en función de unos procesos mentales inconscientes que llamaron heurísticos.

Es de mucho interés estudiar dichos procesos ya que condicionan nuestras vidas. La toma de decisiones es un factor clave para la supervivencia de muchas empresas, conocer estos procesos e intentar evitarlos, resulta crucial.

En este artículo nos centraremos en definir los heurísticos y sesgos cognitivos, veremos cómo influyen en nuestras decisiones, cómo afectan a la Empresa y daremos pistas sobre cómo se pueden evitar implementando talleres de Dialéctica Socrática.

¿Qué son los heurísticos?

¿Cómo funcionan y cómo afectan el proceso cognitivo?

heurístcicos, sesgos, mente, dirección de empresas, decisionesUn heurístico es una operación inconsciente y sistemática que efectúa nuestro cerebro (a modo de atajo) con el fin de simplificar, procesar y ajustar la información acerca de un problema y poder aportar una solución rápida.

Los heurísticos generan juicios intuitivos que se basan en el conocimiento parcial, experiencia o suposiciones. Puede que en algunos casos, estos atajos nos lleven a acertar, pero en muchos otros, nos conducirán a valoraciones y/o soluciones erróneas.

Además, frente al riesgo y la incertidumbre, cuando emitimos juicios intuitivos sobre probabilidades o sucesos, se producen muchos sesgos cognitivos en nuestras mentes. Un sesgo cognitivo es una interpretación errónea e ilógica de la información que nos lleva a distorsionar la realidad y cometer errores sistemáticos.

Tanto los heurísticos como los sesgos son propios de la mente humana, forman parte de nuestro sistema cognitivo. Son difícilmente perceptibles por uno mismo dado su carácter inconsciente. Vamos a analizar algunos ejemplos concretos para intentar comprender cómo funcionan y cuáles son sus consecuencias.

Tres Heurísticos Generales & Sesgos Asociados

Representatividad, Accesibilidad, Anclaje

En su obra, Slovic, Tversky y Kahneman identificaron tres heurísticos con fines generales: el de la representatividad, la accesibilidad y el anclaje o ajuste. Vamos a definir cada heurístico y daremos algunos ejemplos de sesgos cognitivos asociados.

heurísticos, sesgos, mente

Heurístico de representatividad

Ocurre cuando hacemos un juicio de probabilidad basándonos en un dato o información particular. En algunos casos puede que acertemos pero en muchos otros sacamos conclusiones falsas generalizando sobre algo o alguien de forma errónea y sesgada.

Insensibilidad a la Probabilidad Previa

Se produce este sesgo cuando una persona interpreta la información acerca de algo (como un suceso) o alguien desatendiendo las probabilidades previas acerca de este algo o alguien por semejanza de ideas (a menudo estereotipos).

EJEMPLOS

Un ejemplo típico propuesto por Kahneman y Tversky es aquel en que se describe a un sujeto X con el fin de que distintos grupos de personas determinen las probabilidades de su profesión.

Se hacen dos grupos de personas y se ofrecen dos enunciados diferentes:

Grupo 1: Pedro comenta que asistió a una reunión donde había un 30% de abogados y un 70% de ingenieros.

¿Cuál es la profesión más probable de Pedro?
Respuesta: Ingeniero.

Grupo 2: Pedro comenta que asistió a una reunión donde había un 30% de abogados  y un 70% de ingenieros. Pedro es una persona muy extrovertida, simpática, con don de gente, que habla mucho y se le nota muy cómodo a la hora de comunicarse.

¿Cuál es la profesión más probable de Pedro?
Respuesta: Abogado.

Matemáticamente, por los porcentajes enunciados, hay mayor probabilidad de que Pedro sea ingeniero. Esto se refleja en la respuesta del Grupo 1. El Grupo 2, al recibir un “extra de información” por semejanza a un “estereotipo” obtiene un resultado subjetivo omitiendo las probabilidades reales enunciadas.

Ahora bien, imaginad que estamos en un juicio: se han presentado las pruebas oportunas para el caso, las pruebas son empíricas y en principio todo apunta a que el veredicto se base en los hechos. Pues, en la práctica, no es necesariamente así. Es perfectamente posible que el jurado tienda a valorar la posibilidad de culpabilidad o inocencia de un acusado por su comportamiento (nervioso, tranquilo, etc.) durante el juicio como si fuera representativo de una u otra categoría.

Este sesgo está muy vinculado a nuestros prejuicios y sus consecuencias pueden ser devastadoras como pone de relieve el ejemplo del juicio. Una forma de evitarlo es tomar más tiempo de reflexión antes de decidir o actuar y preguntarnos si hemos considerado la información real o si nos dejamos llevar por lo subjetivo.

La ley de los pequeños números

Tenemos una tendencia natural en sacar conclusiones a partir de muestras pequeñas de sucesos como si fueran representativas cuando no lo son.

EJEMPLOS

Si en los informativos nos dicen que el que el 60% de las personas que viven en España prefieren el rojo al negro, rara vez nos informamos acerca de la muestra de la encuesta realizada, damos por bueno que la mayoría de las personas prefieren el rojo. Esta conclusión puede ser totalmente falsa: imaginad que la encuesta se haya realizado a escala de una ciudad (Madrid), el resultado no sería representativo de toda la población de todo el territorio. La muestra no es representativa.

Otro ejemplo: el uso de nuestra propia experiencia para sacar conclusiones rotundas. En su viaje de empresa, Marta tuvo que desplazarse un día a Londres, entre prisas y desconocimiento, escogió un restaurante al azar. La comida no fue muy buena y además el servicio fue pésimo. A su vuelta, Marta cuenta a todo su entorno que la comida y el servicio de los restaurantes en Inglaterra son malos. Sin embargo, la experiencia personal de Marta no es representativa de todas las experiencias posibles en todos los restaurantes de toda Inglaterra.

Cuando hablamos, a la hora de argumentar, es mejor evitar las frases “Es que a mí…” o “Es que yo…” porque casi siempre apuntan al error. La experiencia personal no es representativa y no se puede llevar a la generalización. 

La ley de los pequeños números también explica como interpretamos en algunos casos el azar.

En la mente humana existe la creencia que el azar se corrige por sí mismo, al lanzar una moneda, consideramos que es muy poco probable una secuencia de repeticiones de cara y que necesariamente ocurrirá una desviación la una dirección opuesta (cruz) para restablecer un equilibrio.

En realidad, la probabilidad siempre es la misma, un 50% de posibilidad de que caiga cruz o un 50% de posibilidad que caiga cara, cada tirada es una experiencia independiente.

En el proceso del azar las desviaciones no ocurren ni se suprimen, a medida que una muestra aumenta el número de unidades, se van diluyendo.

Es necesario tomar en cuenta este sesgo porque afecta nuestra interpretación de la realidad, nos impide valorar los sucesos por sí mismos o en su defecto, nos hace anticipar el futuro de forma totalmente errónea.

Aversión al riesgo & teoría de la expectativa

Todos conocemos el refrán “Más vale pájaro en mano que cientos volando”. De forma natural e inconsciente sentimos rechazo al riesgo y apostamos por lo seguro, incluso quedó probado que preferimos no ganar a perder y que no valoramos de la misma manera las ganancias que las pérdidas.

EJEMPLOS

Se han hecho diversos experimentos para demostrar tanto la aversión al riesgo como la teoría de la expectativa. Intentaremos ilustrarlos de forma sencilla en los siguientes ejemplos:

Supuesto 1 - Nos dan dos posibilidades:
1. Hacer una apuesta con una probabilidad de 0,85 de ganar 100€ (contra la probabilidad del 0,15 de no gana nada)
2. Recibir sin apostar 80€.

La mayoría de las personas escogen los 80€ porque prefieren la seguridad y valoran negativamente la posibilidad de perder aún si las probabilidades de ganar son altas.

Supuesto 2 - Nos dan dos posibilidades:
1. Hacer una puesta con una probabilidad de 0,85 de ganar 1.000€ (contra la probabilidad del 0,15 de no ganar nada)
2. Hacer una apuesta con una probabilidad de 0,70 de ganar 2.000€ (contra la probabilidad del 0,30 de no ganar nada)

Es muy probable que la mayoría apueste para ganar 2.000€ aunque la probabilidad de ganar sea menor y exista más riesgo de pérdida. Es lo que Khaneman y Tversky llamaron la teoría de la expectativa que contempla: una evaluación relativa a un punto de referencia y una sensibilidad variable.

Traducido al cotidiano: si una barra de pan cuesta 80 céntimos en la panadería al lado de nuestra casa y 65 céntimos a dos bocacalles, probablemente caminaremos un poco más para comprar más barato. Ahora, cogiendo el mismo, cambiamos la barra de pan por una lavadora: ni se nos pasa por la cabeza hacer el esfuerzo por unos cuantos céntimos.

Nuestra aversión al riesgo nos incapacita en muchas ocasiones para considerar las oportunidades reales y de la misma manera, la expectativa de ganancias puede hacernos subestimar los riesgos de una inversión (sea en términos económicos o no).

Heurístico de Accesibilidad

Somos proclives a valorar las probabilidades según los ejemplos más sencillos que acuden a nuestra mente o porque nos llega la información de fuentes externas cercanas. Acabamos tomando decisiones o actuando sin habernos informado lo suficiente como para estar seguros de haber escogido la mejor opción.

heurísticos, sesgos, mente, equilibrio
Sesgo de proximidad

Es un sesgo que reside en que los acontecimientos más próximos en términos de tiempo, espacio o afecto predominen sobre los más distantes que tendemos a minimizar e ignorar.

EJEMPLOS

Si recientemente en nuestro entorno supimos de varios casos de gripe, cuando nuestro amigo nos cuente que está con malestar general, tenderemos a pensar que también tiene gripe. Ya estamos pre-dispuestos a pensar algo por la experiencia previa.

De igual manera, podemos pensar que es imposible que tengamos diabetes porque en nuestra familia nunca hubo casos cuando el factor hereditario no es la única causa de sufrir la enfermedad.

El impacto de las imágenes de un accidente aéreo en la televisión puede cambiar nuestra perspectiva en cuanto a la seguridad de volar, sin embargo, estadísticamente, es uno de los modos de transporte más seguro.

Otro ejemplo ilustrador es el de las personas que juegan a la lotería. No perciben que las probabilidades de ganancias son prácticamente nulas, siempre piensan que “me puede tocar” o “A Pepito el vecino, sí le tocó”. Si llegasen a comprender las probabilidades reales, nunca más volverían a comprar un décimo.

En el mundo empresarial puede originar errores que afecten gravemente la economía de una empresa como perseverar en invertir en una solución “aparente” cuando existen evidencias de su disfuncionalidad.

Sesgo de Confirmación

Acostumbramos a perseguir la información que confirma nuestras creencias, hipótesis y/o puntos de vista y a descartar la información que apunta en contra de lo que pensamos. Esto nos impide valorar los hechos de forma realista, nos lleva a buscar la confirmación constante de nuestros prejuicios y a sobrestimar el éxito de nuestras propias decisiones. Solo vemos lo que queremos ver.

EJEMPLOS

El fumador suele omitir toda la información acerca de los riesgos de fumar y busca información para demostrar que fumar no es tan malo, seguro que alguna vez habéis oído “hay muchos factores que inciden en el cáncer” etc.

En general, en el campo de la salud aún persisten muchas creencias: algunos pacientes rechazan un tratamiento efectivo y amparado por la ciencia a favor de tratamientos alternativos cuya eficiencia nunca ha sido demostrada. Estas personas suelen recopilar información en la prensa, revistas o cualquier canal para reforzar sus creencias pero no toman en consideración el método científico ni tampoco se remiten a los estudios y ensayos que desacreditan su convicción.

En la dirección de empresas, puede manifestarse por pensar que la empresa está evolucionando bien por el incremento de las ventas sin tomar en cuenta su endeudamiento y la caída de beneficios. O, buscar información que confirme nuestra idea de que tal producto tiene que funcionar en un mercado X y no considerar que quizás haya mercados donde se implementaría más fácilmente y potencialmente con mayores beneficios. En ambos ejemplos, se pierden perspectivas y dinero.

Correlación Ilusoria

Consiste en creer que sucesos no relacionados tienen una relación entre sí y de esta manera llegar a establecer relaciones causales que en realidad no tienen ningún vínculo. Este sesgo nos encamina a tener muchos prejuicios y conduce a menudo hacia estereotipos o correlaciones de causa/efecto ilógicas.

EJEMPLOS

Si un amigo nos cuenta que tal persona tiene un trastorno mental, tenderemos a analizar las conductas de dicha persona como extrañas cuando no necesariamente sea el caso y tenga un comportamiento habitual.

¿Cuántas veces oímos a alguien decir? : "Justo pensaba en mi madre y me llamó, es una señal, estamos conectadas!". Simplemente se trata de una coincidencia que podríamos hasta definir por medio de un cálculo de probabilidades.

Ahora, imaginemos que estamos frente a un nuevo candidato para un puesto de trabajo en nuestra empresa. Es muy fácil que este sesgo influya nuestra decisión a la hora evaluar la valía o no de esta persona: podemos asociar un CV bien hecho a una persona organizada (no es necesariamente el caso), percibir algunos detalles en ella (un gesto, una palabra, su aspecto) que nuestra mente asocie a algo positivo o negativo, puede que el candidato nos cuente algún suceso en el que nos veamos reflejados y por entonces seamos más propensos a valorar sus cualidades o todo lo contrario.

heurísticos, sesgos, mente, dirección empresas

Heurístico de Anclaje

Sucede en numerosas situaciones cuando les estimaciones que se realizan comienzan por un valor inicial que se ajusta hasta alcanzar la estimación final. Este heurístico provoca que según el punto de partida se alcancen diferentes valoraciones sobre un determinado suceso.

Sesgo de Anclaje

Nuestra mente es propensa a confiar en exceso en la primera información que obtiene a la hora de realizar un diagnóstico. Esto provoca que no revisemos las estimaciones o pronósticos pese a disponer de datos adicionales.

EJEMPLOS

Convivimos con este sesgo a diario, por ejemplo, si pedimos dos presupuestos a dos fontaneros diferentes, el primer presupuesto que recibamos lo utilizaremos como referencia para medir el segundo y posteriores. Si el presupuesto 1 es de 800€ y el presupuesto 2 es de 1000€, a primera vista nos parecerá que el presupuesto 2 es más caro aunque incluya más prestaciones.

El Marketing explota mucho en este sesgo con el fin de convencernos sin que seamos conscientes de comprar tal o tal producto o empujarnos hacia tendencias, cultura, modas, etc.

El efecto “Influencers” en estos momentos se base en el hecho de que los fans tomen por punto de referencia a una persona, sus gustos, hábitos o estilo.

De la misma manera, las rebajas consisten en generar la sensación de que se compra a precios de ganga en comparación con el precio original, y muchas personas no se fijan en que 20% de 20€ apenas son 4€.

Por eso, a nivel comercial, los vendedores suelen negociar el precio de un producto o servicio partiendo de un precio caro, así, cuando cierren las negociaciones se aseguran de vender a un precio final alto, de hacer lo contrario, el precio final sería menor.

Exceso de Confianza

Una familia de sesgos cognitivos nos lleva hacia una falsa confianza en nuestro propio juicio, conlleva que sobrestimemos nuestras propias habilidades, conocimiento, posibilidades de éxito o subestimemos acontecimientos o problemas.

EJEMPLOS

¿Os suena la frase “es imposible que esto ocurra”? – Hasta que ocurre… Pues este mismo enunciado se puede aplicar a muchos ámbitos. ¿Quién no ha oído a un familiar diciendo que por más que haya tomado un par de copas, puede coger el coche porque conduce bien y no se ve afectado? El exceso de confianza causa la mitad de los accidentes laborales.

De la misma manera, en finanzas, es muy común que el inversor, más aún cuando es principiante, tienda a sobrestimar sus habilidades y conocimientos, infravalorando los riesgos y sobrestimando las ganancias esperadas.

En las organizaciones, los líderes, suelen reunirse entre sí, su visión de la gestión interna suele ser compartida por todos, a la hora de tomar una decisión estratégica es muy fácil que caigan en la trampa del exceso de confianza porque se hayan respaldado entre sí sin considerar visiones contrarias.

Es muy interesante el estudio de este proceso y nos parece útil mencionar que también funciona a la inversa: cuando nos vemos enfrentados a una persona que aparenta estar muy segura de sí misma, nos inclinamos a dar por bueno lo que dice o pide, sin interrogarnos acerca de la sus conocimientos, competencias o habilidades reales.

Percepción Selectiva

Las creencias y expectativas hacen de filtro a nuestra percepción, por ello, cuando observamos un problema o suceso podemos obviar sin darnos cuenta datos, información o variables relevantes para los mismos.

EJEMPLOS

Os invitamos a ver el siguiente vídeo, un experimento de Daniel Simons y Christopher Chabris que ilustra muy bien este tipo de sesgos.

A continuación, pueden ver la explicación del mismo Daniel Simons:

Nuestros prejuicios o creencias condicionan nuestra percepción de la realidad de la misma manera que una pauta como la de contar los pasos.

Heurísticos & Sesgos en la Dirección de Empresa

¿Cuáles son los efectos?
heurísticos, sesgos, dirección empresas

Dada la importancia que tienen las decisiones en el campo económico, se han realizado muchos trabajos para observar cómo los heurísticos y sesgos interfieren en la dirección de las empresas. La mayoría de las investigaciones se centran en cómo afectan los procesos de toma de decisiones estratégicas y por consiguiente la performance organizacional de la empresa.

Algunos ejemplos de sus efectos en la Empresa:

  • Organizaciones que continúan invirtiendo en negocios o líneas estratégicas ineficaces cuando existen señales suficientes para revertir situaciones insatisfactorias.

  • Inversores asumiendo riesgos innecesarios con tal de recuperar pérdidas fruto de una mala decisión o estrategia.

  • Líderes que valoran los resultados en base a la toma decisión inicial sin contemplar que quizás podrían haber obtenido resultados mejores de haberse planteado otro tipo de valoración o diagnóstico durante el proceso.

  • Altos cargos que por exceso de confianza no analizan con atención toda la información real antes de tomar decisiones estratégicas.
    Responsables de recursos humanos que dejan pasar el candidato idóneo por sesgos o lo contrario.

  • Empresas que no consideran excelentes oportunidades por la aversión al riesgo de sus directivos.

  • Planes de inversión o lanzamientos de nuevos productos/servicios que no sean satisfactorios debido a planteamientos y/o investigaciones sesgadas.

  • Reuniones que se alargan porque las decisiones  se dilatan a falta de datos objetivos y discusiones basada en “yo creo que…”
  • Y un largo etc...

Procesos Inconscientes & Resistentes al Conocimiento

Conocer, Interiorizar, Limitar

Los heurísticos y sesgos cognitivos son procesos que ocurren sin que nos demos cuenta, no los percibimos porque transcurren en nuestro inconsciente. Son propios a la naturaleza humana y difícilmente suprimibles. Ser conscientes de su existencia nos puede ayudar a entender cómo actúan, sus consecuencias y en minimizar sus efectos.

También ha quedado demostrado que los heurísticos y sesgos son resistentes al conocimiento: siguen ocurriendo en nuestra mente una y otra vez aun cuando ya sabemos que existen, por eso, no es suficiente memorizar listas de heurísticos y sesgos.

Hacer una lista de sesgos sería muy exhaustivo y no es relevante para nuestro artículo, por eso, seleccionamos algunos de los más comunes con el propósito de invitar a la reflexión. Pueden ampliar la información consultando la Wikipedia, verán que el listado aparece en los anexos dada su amplitud.

Para limitar sus efectos, es preciso aprender a identificarlos, comprenderlos e interiorizarlos, algo que resulta difícil pero que se puede hacer mediante estrategias didácticas interactivas.

Nuestros talleres de Dialéctica Socrática, conforme a nuestra metodología, contemplan el estudio de los heurísticos y sesgos por medio de actividades prácticas. El objetivo es que los participantes tomen consciencia de los mismos: cómo actúan, cuáles son sus consecuencias, cómo se pueden percibir y qué hacer para limitar sus efectos.

heurísticos, sesgos, mente, dirección empresa

La Dialéctica Socrática como Posible Antídoto

Un entorno que propicia el conflicto cognitivo

En vista a todo lo expuesto, es evidente que en la dirección de empresas es sumamente importante establecer mecanismos que contribuyan a la contención de los heurísticos y sesgos. Recurren para ello a psicólogos, sociólogos e incluso consultores sean internos o externos que se encargan de llevar a cabo diversas investigaciones, experimentos o didácticas con el fin de minimizar su impacto en todos los procesos organizacional.

Nuestros talleres de Dialéctica Socrática, tal como los desarrollamos, representan otra herramienta para la inhibición de los efectos de los heurísticos y sesgos en la Dirección de Empresas.

La práctica de la Dialéctica Socrática, una vez asentadas sus bases, no solamente enseña a las personas a argumentar y hablar correctamente sino que también les prepara para analizar cada argumento, idea o propuesta, tanto propia como ajena, basándose en la lógica aplicada y a información objetiva, relevante y suficiente.

Digamos que cada taller funciona como el simulador de un equipo directivo que se ve sometido a un proceso de adopción de decisiones estratégicas: se plantea un problema y por medio del debate, entre todos, los participantes tienen que llegar a una solución, y de ser posible, la más óptima. En estas simulaciones, el moderador, con amplia experiencia en Dialéctica Socrática desempeña un papel importante, sobre todo en las primeras sesiones, ya que es el encargado de asentar las normas del debate y la dinámica de grupo.

"Cada taller funciona como el simulador de un equipo directivo que se ve sometido a un proceso de adopción de decisiones estratégicas"

En efecto, el debate se rige por unas normas que previamente se exponen y trabajan para que los participantes las interioricen. Uno de los principios básicos es el de tener la actitud de un pensador crítico, que consiste en estar abierto a escuchar opiniones contrarias y  estar predispuesto a cambiar de opinión si un argumento es lógico y está correctamente fundamentado.

Parece de cajón, pero en la práctica, a todos nos cuesta escuchar, analizar y razonar porque a menudo nos dejamos llevar por las emociones. Una gran ventaja de nuestros talleres es que permiten crear un entorno abierto al conflicto cognitivo, la discusión se entiende como parte del proceso, como algo constructivo, que permite llegar a una idea o propuesta mejor. El moderador, desde la sesión 1, se encarga de instaurar una dinámica de grupo que entre otras cosas tiene por objetivo desactivar en lo participantes cualquier conflicto afectivo y con ello, todos los mecanismos de agresividad defensiva para propiciar el uso de la razón.

Así es como potenciando la atención cognitiva, los distintos heurísticos y sesgos se identifican sobre la marcha cuando suceden: se exponen, se analizan y se comprenden. La consecuencia directa es una toma de consciencia desde lo vivencial, algo que propicia un aprendizaje significativo, y que conceptos abstractos como heurísticos y sesgos adopten una forma casi tangible, fácil de percibir para todos. A medida que transcurren las sesiones, los participantes aprenden a estar en alerta, a hacer preguntas, a cuestionarse y de una manera espontánea y natural, los reconocen.

Al finalizar un taller, es común que los participantes del taller nos digan: "Al principio no me di cuenta, pero ahora, cuando me llega información, interpreto todo de forma mucho más analítica.”

RESUMIENDO...

Es importante conocer los heurísticos y sesgos para valorar mejor la realidad
  • Las personas somos parcialmente racionales, aun cuando estamos convencidos de sólo usar la razón para solventar un problema o tomar una decisión, intervienen en nuestra mente procesos inconscientes llamados heurísticos.
  • Los heurísticos son ciertas normas simplificadoras de selección y procesamiento de la información (atajos mentales que conducen a determinados sesgos de valoración y predicción. Es probable que nos lleven al error.
  • No todos los errores son sesgos pero todos los sesgos son unas interpretaciones erróneas de la información y hacen que sistematicemos los errores sin que nos demos cuenta.
  • Los heurísticos y sesgos son propios de la mente humana, forman parte de nuestro sistema cognitivo.
  • Son difícilmente perceptibles por uno mismo dado su carácter inconsciente y son resistentes al conocimiento.
  • Tienen un impacto directo sobre nuestras decisiones y conductas, afectan tanto a nuestra vida personal como profesional.
  • Es fundamental establecer mecanismos que contribuyan a la contención de los heurísticos y sesgos en las empresas porque inciden en sus resultados.
  • Ser conscientes de su existencia nos puede ayudar a entender cómo actúan, sus consecuencias y a minimizar sus efectos.
  • Es posible enseñar a las personas a detectar sus propios sesgos. Una de las maneras más eficiente es por medio de la experiencia e interacción con los demás.
  • Nuestros talleres de Dialéctica Socrática permiten abordar los heurísticos y sesgos de forma vivencial y enseñan a las personas a detectarlos de manera natural y espontánea.

Artículo escrito por Catherine Pisarski - Co-fundadora de Crea Debate.

Bibliografía:

Leave your comment